Imago lacus

The picture above was taken by a dear friend, the American poet Debra Kang Dean (please do not use it without permission). I met Debra three years before, when I went to Walden to work with his late husband Brad, a great Thoreau scholar. Once we spent hours tracking this quotation: "Some men go fishing all their lives without ever realizing it's not fish they are after." We concluded that Thoreau never wrote it, but si non è vero...

Tuesday, February 28, 2012

El erizo

Mi primer coche —un Citroen AX blanco de segunda mano— se llamaba Triku. La primera noche que lo piloté atropellé a un gato, también blanco, que quedó como un peluche roto cuando lo recogí del asfalto. Al día siguiente pegué este poema de Bernardo Atxaga en el salpicadero del coche, para recordarlo con quien se sentase en el asiento del copiloto. Poco a poco, el coche se identificó con el personaje del poema. Que yo sepa, desde entonces no he matado ningún erizo.

No sé cómo había llegado al poema, pero a principios de la década de los 90 era un texto bastante conocido; creo que lo leí por primera vez en la revista Integral. El poema en mi coche estaba en castellano; pasarían diez años antes de que pudiera disfrutarlo en su versión original. Sea como fuere, es el poema más famoso de su autor, y posiblemente de todos los escritos en euskera. El erizo ha dado título a libros sobre la obra de Atxaga, como el de Mari Jose Olaziregi, que lo utiliza como símbolo de toda la literatura vasca

Joxemiel Bidador menciona que el poema se inspira en otro tradicional bosquimano, y por esas fechas Joseba Sarrionandia también escribió “Martin Larralde”, donde compara al bertsolari con un “erizo que tuviera las púas hacia dentro” [arrantzak barrurantza itzuliak lituzken sagarroia]. Más tarde Sarrionandia recogió en su libro Idazlea zeu zara, irakurtzen duzulako esa parábola de Schopenhauer (en Parerga und Paralipomena) que ha dado en llamarse “el dilema del erizo”: cómo se acercan entre sí para calentarse mutuamente, pero cuánto más se acercan, más dolor se causan con sus púas. Sarrionandia no cita a Schopenhauer, pero qué importa: seguro que este tampoco mencionaba su fuente.

3 comments:

  1. Axular ya explicó como parían los erizos para así explicarnos otros asuntos del alma. Y luego Gabriel Aresti usó ese "Axularren Sagarroia" en un poema de 1974, que creo que posteriormente cantó Imanol...
    El erizo (triku edo sagarroia), pasito a pasito, ha cruzado varias veces, con mejor o peor suerte, la carretera de la literatura.

    ReplyDelete
  2. ¡Gracias, Kepa! No conocía estas fuentes, que buscaré. Ya barruntaba yo que Atxaga no habría sido el primero (ni el ultimo) en hablarnos del erizo... Un abrazo.

    ReplyDelete
  3. antonio, axularren pasartea hemen, 53 zenbakian (segur aski, aszetikako liburuetako toposa izango zen garai batean)
    http://klasikoak.armiarma.com/idazlanak/A/AxularGero010.htm

    Arestirena hemen (bildumako azkena: "Josepa Mendizabal Zaldibian" zirraragarria):
    http://www.susa-literatura.com/cgi-bin/liburuak.pl?lib=kaie15

    ReplyDelete