Imago lacus

The picture above was taken by a dear friend, the American poet Debra Kang Dean (please do not use it without permission). I met Debra three years before, when I went to Walden to work with his late husband Brad, a great Thoreau scholar. Once we spent hours tracking this quotation: "Some men go fishing all their lives without ever realizing it's not fish they are after." We concluded that Thoreau never wrote it, but si non è vero...

Saturday, May 12, 2012

Un placer (y 3)

La colocación de un poema dentro del índice puede decirnos mucho sobre las intenciones de su autor. El primer libro de Angel Erro contiene 101 epigramas; el lugar central está ocupado por el poema que estamos leyendo aquí, precedido por otro que ya plantea el tema de la utilidad y motivación de la escritura. Así, en el número XLIX, el poeta (bajo el disfraz de “Anacronio”) se pregunta a sí mismo: ¿a qué empeñarte [zertan saiatzen zara] en escribir epigramas helénicos a la manera de Calímaco de Alejandría? Es interesante que Erro se declare seguidor de este poeta y gran bibliotecario, cuya escuela rechazaba la poética de Aristóteles; pero más importante la pregunta del verso final: ¿es que acaso quieres ser tu propia fuente (o manantial: iturburua)? Uno escribe para su entorno, a veces a pesar de él. Pero, al margen de las inevitables influencias y de las dificultades de comprensión del entorno, ¿de dónde y para qué surgen los poemas?

La respuesta, ya lo hemos visto, está en ese placer descrito por el siguiente poema, el 50. Y también en su corolario en el 51, punto central o pivote sobre el que gira el libro. Un epigrama en latín que traducido diría algo así como “Los dioses me concedieron un don: / no necesitar dioses / ni rosas de sangre”. El don del poeta está en esa fuente que hace posible la escritura; si uno la encuentra y conecta con ella, ya no le hacen falta rosas ni dioses, los soportes tradicionales de belleza en el mundo natural y sobrenatural.

No comments:

Post a Comment