Imago lacus

The picture above was taken by a dear friend, the American poet Debra Kang Dean (please do not use it without permission). I met Debra three years before, when I went to Walden to work with his late husband Brad, a great Thoreau scholar. Once we spent hours tracking this quotation: "Some men go fishing all their lives without ever realizing it's not fish they are after." We concluded that Thoreau never wrote it, but si non è vero...

Sunday, November 25, 2012

Un poema de Carlos Aurtenetxe-ren poema bat

El poeta donostiarra Carlos Aurtenetxe acaba de publicar un hermoso tomo que recoge su antología personal y resume más de treinta años de quehacer poético en dos idiomas, castellano y francés. Con un prólogo de Patricio Hernández, son casi cuatrocientas páginas en las que saltan a la vista la ilustración de Concetta Probanza y el cuidado que ha puesto en toda la edición Félix Maraña. Recién llegado al libro, uno tiembla al pensar que ahí está toda la vida de un hombre. ¿Qué decir? Abro sus páginas al azar y me quedo pegado a uno de los últimos poemas, que (como se sugiere en otro, p. 339) alude a ese diálogo que nos traemos entre vivos y muertos, y que nos constituye tanto como la materia de la que estamos hechos. Lo traduzco a vuelatecla y copio el original a continuación:

MAKINEN GELA

Gaur esnatzean ikusi dut desagertu dela,
nire beso ezkerra.
                            Atzo, denbora puska bat eta gero,
nire lagun mina.
Beste egun batean, bionbo formadun gaizkiulertu baten atzetik,
nire benetako maitalea.
                                    Aurreko astean,
nire eskutik azken sinismena.
Beste asteleheneko arrastian, bi hitzen artean,
nire egia bakarra.
Lo kuluxkatik altxatu berria, bi egien artean,
nire azken hitzaren desagerpena:
jada izen gabekoa, gutxiegitasun koronarioa, antza denez,
ezpainen arteko haize galera.
Atzo galdetu nuen nire gorputzaz, nire arimaz:
ez daude galdutako objektu zerrendan.

Gaurko eguna argitu orduko adeitsu eta teknikoki hilda nago.
Azken boladan galdutako zatiek
beren tokia aurkitu dute
osatzen gaituen sustantzia xume eta handian.

Nire erresuma berria aztertzean
ikusi dut hil batek ekoizten zuela
isilik hil bat bere eskuz;
                                    lurra ikusi dut
hil bat ekoizten zuela lurrak, urrunean;
hil bat ikusi dut lurra ekoizten
ekoizpen prozesu luze batentzat;
                                   isiltasuna ekoizten hil bat ikusi dut
tresna sumaezinez, keinu sumaezinez.
Hil guztiak elkarri lotuta daudela ikusi dut,
bizkortuta,
                 atsedenik gabe lanean, etenik gabe,
betirako, isila, iluna, mugagabea eta
abian den makinen gela nola,
erremedio barik argitzen duen lur azpian.

Nire nagusi ondokoari baimena eskatuta
begiak itxi ditut betirako,
hobeto jarduteko nire zeregin berri eta infinituan.

SALA DE MÁQUINAS

Hoy, al despertar, he visto que me ha desaparecido
el brazo izquierdo.
                            Ayer, tras un pedazo de tiempo,
mi mejor amigo.
El otro día, detrás de un malentendido en forma de biombo,
desapareció mi gran amor.
                                         La semana pasada,
de mi mano, la última creencia.
El otro lunes por la tarde, entre dos palabras,
mi única verdad.
Apenas incorporado de la siesta, entre dos verdades,
desaparición de mi última palabra:
ya sin nombre, insuficiencia coronaria, al parecer,
pérdida del aire entre los labios.
Ayer he preguntado por mi cuerpo, por mi alma:
no figuran en la lista de objetos perdidos.

Hoy he amanecido técnica, respetuosamente muerto.
Todas las partes perdidas últimamente
han hallado acomodo
en esta gran sustancia familiar que nos compone.

Al inspeccionar mi nuevo reino
he visto a un muerto fabricando un muerto,
en silencio, con sus propias manos;
                                                      he visto a la tierra
fabricando un muerto, a lo lejos;
he visto a un muerto fabricando la tierra para el largo
proceso productivo;
                               he visto a un muerto fabricando el silencio
con herramientas imperceptibles, con gestos imperceptibles.
He visto que los muertos están todos conectados entre sí,
encendidos,
                   trabajando sin descanso, sin tregua,
para siempre, como en una sorda, oscura, ilimitada
sala de máquinas en marcha,
bajo la tierra que amanece sin remedio.

Tras pedir permiso a mi inmediato superior
he cerrado los ojos para siempre,
para ejercer mejor mi nueva, mi infinita tarea.

Carlos Aurtenetxe [ACdR-k itzulia]
Áspera llama. Antología poética (1977-2006) (Bermingham, 2012)


1 comment:

  1. Querido Antonio: Gracias. Gracias por entender y estar y ser en la poesía. Gracias por esa traducción, que es uno de los diálogos más hermosos que se puede entablar con la poesía, porque va más allá de la lectura, o la comprensión, alcanzando la identificación más plena con el poeta creador. Se lo diré a Carlos. Un abrazo, Antonio. Eskerrik asko. Félix Maraña.

    ReplyDelete