Imago lacus

The picture above was taken by a dear friend, the American poet Debra Kang Dean (please do not use it without permission). I met Debra three years before, when I went to Walden to work with his late husband Brad, a great Thoreau scholar. Once we spent hours tracking this quotation: "Some men go fishing all their lives without ever realizing it's not fish they are after." We concluded that Thoreau never wrote it, but si non è vero...

Monday, December 31, 2012

It's not about balls (un problema de divulgación)



Atzo Badubada erakusketan ordubete eman genuen eta, arraioa, laburra iruditu zitzaidan. Beharrezkoa, ondo pentsatua, parte hartzailea... eta agertoki eder batean kokatua. Argazkiak egitea eta hedatzea zegoenez, hona hemen nire post-it-ak (social reading!) eta iruzkin kritiko txiki bat (en castellano más abajo):



Badubada me parece un acierto en prácticamente todo, y ayer se nos hizo corto el tránsito por sus 10 salas en el San Telmo Museoa. Sólo puedo recomendar su visita (abierta hasta el 17 de febrero, los martes entrada gratis) pero de esta primera impresión me queda un frente abierto para la discusión. Como la exposición anima a la crítica y además creo que el tema tiene interés general, aquí van mis 5 céntimos para el debate.

Resulta que el principal elemento gráfico de la exposición  son las bolas o esferas de colores, que representan a las lenguas y también a los “bocadillos” conversacionales de los personajes de cómic. La sala 4, que es la dedicada al euskera en un mundo multilingüe y posiblemente la de mayor contenido del recorrido, saca partido a ese leit motiv con gran plasticidad, pero también con cierto coste para la comprensión de lo que es una lengua y sus condiciones de persistencia, que es el tema central de la exposición. Creo que las bolas no son una buena metáfora para las lenguas. Son muy útiles para representar gráficamente las cantidades (variables como el número de hablantes, etc.), pero pueden llevarnos a pensar en bolos y bolas condenadas a chocar para ocupar su espacio. Al menos si entendemos las bolas como bolas de billar, y no como nubes porosas, o estás en una bola o estás en otra.

A mí me parece que, más que bolas, las lenguas son redes, y que esa cualidad es precisamente lo que nos permite participar en varias al mismo tiempo. Creo que los redactores son conscientes de esto, y de hecho hay más de un panel que permite entender las lenguas en términos relacionales más que sustantivos, pero la fuerza gráfica de las bolas, el campo gravitatorio de estos planetas lingüisticos, parece demasiado fuerte para resistirse a usarlas. Y son las bolas las que acaban en la foto y el folleto.

Este es un problema habitual en cualquier forma de divulgación, sea cultural o científica. La imagen que tiene gancho puede arrastrarnos a una comprensión parcial o sesgada del fenómeno cuyo conocimiento queremos difundir. Es un difícil equilibrio y, en general, la exposición lo sortea con éxito. Al fin y al cabo, para saber más siempre podemos recurrir a filólogos y lingüistas (aquí un ejemplo).



 

No comments:

Post a Comment