Imago lacus

The picture above was taken by a dear friend, the American poet Debra Kang Dean (please do not use it without permission). I met Debra three years before, when I went to Walden to work with his late husband Brad, a great Thoreau scholar. Once we spent hours tracking this quotation: "Some men go fishing all their lives without ever realizing it's not fish they are after." We concluded that Thoreau never wrote it, but si non è vero...

Tuesday, February 4, 2014

La crisis islandesa explicada a l@s niñ@s

Pero ¿por qué acabó de tan mala manera el tiempo de la prosperidad? He tenido tiempo para reflexionar al respecto y casi puedo asegurar que la explicación es tan extraña como simple: ausencia de niños. Igual que su padre, el fascismo, el neocapitalismo fue creado por varones blancos sin hijos, que se divertían poniéndose elegantísimos y bebiendo cócteles a sorbitos con un grupo de personas de su mismo sexo, pero que en su inmenso amor a la sociedad se olvidaban de pensar en mujeres, hijos y las tres M (majaretas, mutilados y mayores). Porque en todos sus rasgos más significativos, el capitalismo se centra en que nada moleste al varón en su trabajo, mientras la mujer le lleve las camisas a la lavandería y no vengan niños al mundo y no haya que llevar a los mayores a un centro sanitario. Y es que el sistema alcanza su culminación en los lugares del mundo que están prohibidos a los niños, los campus universitarios y los barrios financieros de Estados Unidos.

Hallgrímur Helgason (trad. de Enrique Bernárdez)
La mujer a 1000º (Lumen, 2013), p. 327

2 comments:

  1. Tal vez deberíamos de retomar seguramente una de las mejores obras desde el plano antropológico (aunque el autor sea un sociólogo clásico): Mr Max Weber "El espíritu del capitalismo y la ética protestante". No se si en ella se mencionan a los niños, pero si la religiosa mala costumbre de dogmatizar el trabajo como medio para lograr la predestinación. Dicho de otra manera, mil maneras en las que los adultos podemos dejar también de ser niños. Ya que ser niño más allá de una característica objetiva, nunca dejará de ser un manera de comportarse ante la vida; y tal vez lo mejor, no esperando ninguna predestinación, o nada parecido. Simplemente saber que lo que se está haciendo no daña a uno mismo, y tampoco al resto. Cuestión que la versión de la economía neoclásica ortodoxa vikinga islandesa que dominó la pre-crisis 2008, olvidó por completo, con claras y nefastas consecuencias.

    ReplyDelete
  2. Sin salir de la literatura antropológico-sociológica, César Rendueles lo explica muy bien en Sociofobia (Capitán Swing, 2013).

    ReplyDelete